Cosmología del materialismo dialéctico



La cosmología del materialismo dialéctico es una cosmología no mecanicista, lo que significa que sus leyes de conservación hacen referencia al fundamento ontológico de la existencia, lo que excluye cualquier tipo de accidente arbitrario de carácter subjetivo, como seria la voluntad o la subjetividad de un creador, o su proyección mecanicista como probabilidad.


El mecanicismo parte de la fenomenologia inmediata y considera que todo planteamiento ontológico de la existencia es una subjetivización interpretativa del estudio de la naturaleza, lo cual es una forma afirmar el subjetivismo ontológico negándolo. No existe un principio de conservación ontológico de carácter probabilistico, el único principio de conservación ontológico es deterministico. Ciertamente que el determinismo mecanicista es puramente fenomenologico, del mismo modo que el materialismo mecanicista es puramente fenomenologico y no puede asumir y desarrollar los fundamentos ontológicos de la realidad sin caer en la metafísica del neopositivismo. De hecho cuando la ciencia soviética renuncia al desarrollo de una metodología científica polivalente, del mismo modo que renuncia a superar la sociedad burguesa sin burguesía, llamando a la sociedad burguesa sin burguesía sociedad socialista y a la ciencia burguesa sin burguesía ciencia socialista, lo que realmente expresa es la dependencia de la ciencia respecto a la plataforma social que le sirve de base.


La referencia doctrinal al materialismo dialéctico tanto en la época de la ciencia proletaria, como en la época de la adaptación a la ciencia burguesa tras el fracaso de la pretensión estalinista de crear una ciencia proletaria como consecuencia inevitable del pseudomarxismo estalinista, nos sitúa en la pseudo sociedad socialista (sociedad burguesa sin burguesía) que el estalinismo considera y asume como la base para desarrollar la sociedad y la ciencia socialista. Así pues sin la voluntad consciente y revolucionaria de superar la sociedad burguesa sin burguesía, era imposible el desarrollo del socialismo y por tanto de la ciencia socialista. Ambas tenían que desarrollarse simultáneamente, no se podía esperar a que la sociedad socialista estuviera desarrollada, pues el desarrollo de la sociedad socialista dependía del desarrollo de la ciencia socialista. De ahí que Trotsky estuviera en lo cierto en lo que respecta a su calificación de las pretensiones de la burocracia, pero sus argumentos no pueden ser interpretados en el sentido de la revolución por etapas, pues la ciencia proletaria en su desarrollo es parte del desarrollo de la sociedad socialista, la cual solo puede nacer si lucha contra la sociedad burguesa sin burguesía, que es la herencia residual que el estalinismo quiere conservar y que lo convierte en la primera etapa de la contrarrevolución burguesa.


De esta forma el fundamento ontológico de la existencia es lo que define su ley de conservación. Ley de conservación que se expresa como la realización dialéctica de la síntesis de la potencia existencial diferenciada de una forma inmediata como cosmos y, de una forma mediata como devenir que reproduce de una forma secuencial en cada universo del cosmos, la totalidad de los contenidos diferenciados que contiene cada uno de los universos que forman el cosmos.


Así la ley de conservación expresa la síntesis entre la integral de la potencia existencial indiferenciada y la potencia particular de cada ente o potencia existencial particularizada. Lo que nos permite definir lo siguiente:


1. Tesis: Integral espacial y temporal de la potencia existencial.

2. Antítesis: Potencia espacial y temporal de cada existencia particular.

3. Síntesis: Proceso que hace posible la existencia.


Ley del ser


Todo ser o existencia particular sea el conjunto cósmico, el subconjunto universal, o un subconjunto del universo, existe como una diferenciación que excluye a todas las demás forma de existencia posibles. Lo que significa que la potencia existencial de la cual derivan o son derivadas todas las formas de existencia, contiene todas las formas indiferenciadas de existencia posibles, las cuales en tanto que formas no optimizadas por la síntesis existencial, son infinitas. Esto significa que su forma de existencia es la ausencia de toda forma de existencia. De esta forma la nada deja de ser una expresión metafísica que expresa la negación abstracta de la existencia, siendo la integral de todas las formas de existencia posibles, que carece de forma existencial porque la integración de todas las formas existenciales es la ausencia de toda forma existencial.


De este modo la nada puede definirse como extensión de magnitud infinitesimal y densidad infinita que encierra todas las formas de existencia posibles.


Toda forma de existencia se opone a que otra forma de existencia se afirme en ella como forma de existencia particular, pues ello constituiría su negación, ya que toda forma de existencia al realizarse se afirma a si misma y niega a todas las demás dentro del ámbito espacial y temporal en que se manifiesta como forma de existencia. En esta afirmación de cada forma de existencia como exclusión de todas las demás formas de existencia esta el principio ontológico de conservación de la materia.


La existencia como síntesis fenomenologica de la potencia existencial de cada forma de existencia, en una inmediatez cósmica y en una mediación universal, supone el desarrollo fenomenologico del principio de conservación de la materia como substancia y de la energía como fenomenologia secuencial de la materia o substancia existencial.


No es por tanto la materia como substancia fenomenologica mecanicista, sino la materia como substancia existencial, ni la energía como relación mecanicista sino la energía como fenomenologia secuencial de la existencia. El nuevo principio de conservación nos sitúa pues ante una física ontológica, que supera las limitaciones y contradicciones de la física fenomenologica, pero que no se queda en estas definiciones sino que tiene su propia metodología científica y esta en condiciones de resolver lo que la

metodología científica burguesa no puede resolver.




Aquí podemos ver que la nada es igual a la integral del cosmos, lo que implica que el cosmos es igual a la diferencial de la nada.



Lo que a su vez implica que el cosmos es igual a la suma de universos y que todo universo es igual a una derivada parcial de la nada.


Podríamos estar tentados de considerar el cosmos como una integral de universos, pero quiero recordar que todo universo esta diferenciado respecto a la nada y separado de los demás por la nada, pues dos universos juntos se excluyen y anulan mutuamente. Por otro lado el nexo de unión entre el cosmos es la nada y cada universo es una diferenciación parcial respecto a la nada. El limite de cada universo es la nada, la cual es idéntica a si misma en todos los casos, en tanto que el universo es una particularización diferenciada de la nada, la cual se opone a la diferenciación como limite que hace posible su existencia, al tiempo que es limite extensional y temporal de la existencia diferenciada, pues en la nada existe la inmediatez espacial y temporal de todas las existencias, así como la inexistencia de todo. Los místicos y gentes religiosas atribuyen a la nada la cualidad de existencia verdadera al proyectar antropomórficamente su animismo cósmico, pero la nada aunque potencia de la existencia, es la negación de toda existencia real en la pura potencialidad infinita de la misma.



La existencia es igual a la integral de la suma de universos incluidos en el cosmos por el diferencial de nada, pues el diferencial de nada es común a todos y cada uno de los universos, siendo la relación que cada uno de ellos tienen entre si, así como la razón de que el cosmos sea un conjunto dialéctico y no la reunión de los conjuntos universales que lo forman. El cosmos como conjunto dialéctico constituye una unidad indivisible en función del diferencial de nada.



Como podemos ver, la existencia es diferente del cosmos, puesto que el cosmos es igual al conjunto de universos diferenciados respecto a la nada, cuya ley interna es la separación o limitación por la nada de cada uno de ellos respecto a todos los demás. Esta separación o limitación es el fundamento de la existencia particular universal, pues recordemos que cada universo es la derivada parcial de la nada, en tanto que el cosmos es el diferencial de la nada, por tanto la existencia implica la integral de la diferencial de nada que es el cosmos por la diferencial de nada que es el devenir. De forma que tenemos la inmediatez cósmica y la mediación del devenir que integra secuencialmente todo el cosmos en cada universo.



Todo universo incluido en el cosmos equivale a un periodo cuántico de tiempo, Lo que significa que el cosmos es la existencia inmediata de todos los particulares de existencia universal, a su vez cada uno de esos particulares de existencia universal realiza secuencialmente y de una manera mediata la totalidad de los particulares de existencia universal. La mediación de la existencia es el devenir, por ello la integral del diferencial de nada por el diferencial de nada, define la mediación particular por el devenir de la totalidad existencial del cosmos.



La definición ontológica de la materia


La materia es la substancia existencial, su interpretación ontológica es muy distinta de la interpretación fenomenologica de la misma. La ciencia burguesa suprimió el concepto de fuerza por considerarlo metafísico, pero el problema es la incapacidad de la ciencia burguesa para definir una metodología científica ontológica. Los limites de la ciencia burguesa son los mismos que los de la burguesía como clase.


El espacio y la masa son las substancias que definen la materia. La masa podría definirse como un campo de fuerza positivo, lo que implica el predominio de la fuerza de repulsión, puesto que excluye a toda substancia equivalente. El espacio podría definirse como un campo de fuerza negativo, puesto que incluye dentro de si a otras substancias, lo que implica el predominio de la fuerza de atracción.


La materia y el espacio guardan una relación con el cosmos y la nada, de hecho la nada representaría la fuerza de atracción, el cosmos la fuerza de repulsión. El cosmos es menor que la nada, pues el cosmos es la síntesis finita de la potencia infinita de la existencia. Potencia infinita de la nada que se conserva y realiza en la repetición indefinida del ciclo cósmico de la existencia. Recordemos que la representación matemática del infinito como sucesión de los números naturales, nos define la potencia infinita de la nada que se realiza en el devenir.


La nada define una relación vectorial de 180 grados entre las fuerzas de atracción y repulsión, lo que implica que su vector de amplitud existencial es equivalente a un volumen o extensión infinitesimal. La densidad de la nada es además infinita, lo que significa que puede diferenciarse indefinidamente y seguir teniendo una densidad infinita.


Recordemos la relación entre inductancia y capacidad, así como el principio de la frecuencia de resonancia de ambas. Cuando la inductancia y la capacidad están en serie, su relación vectorial es de 180 grados, por lo que la frecuencia de resonancia nos da una reactancia cero. Cuando están en paralelo, su relación vectorial es de 90 grados, por lo que su frecuencia de resonancia nos da una reactancia máxima.


El espacio es equivalente a la capacidad, la masa es equivalente a la inductancia. Aquí llegamos al punto clave, la definición cuántica de espacio y masa.



el espacio es igual al limite de las intersecciones de los cuantos de espacio que pertenecen al volumen universal. Ello nos lleva a considerar que cada cuanto de espacio es una magnitud esférica, cuyos limites definen los radios cuánticos de la fuerza de atracción activa, en tanto que su centro define la fuerza de repulsión reactiva de dicho cuanton de espacio.



en este caso el volumen cuántico de espacio es igual al cubo del lado cuántico. Lado cuántico que como ya sabemos se corresponde con el cubo máximo inscrito en el volumen esférico del cuanton de espacio. Así el espacio universal es una intersección de esferas cuánticas de espacio o cuantos de espacio, cuyos cubos máximos constituyen el espacio. El limite de la intersección o cubo cuántico de espacio, viene determinado por la acción reactiva de la fuerza de repulsión constitutiva del centro infinitesimal del cuanton de espacio, que hace que los cuantos de espacio no se integren en uno solo. La relación entre ambas fuerzas es de 90 grados, o sea están en resonancia en paralelo. La fuerza activa define la expansión o proyección cuántica de un espacio cuántico o fuerza de atracción activa.




el cuanton de espacio es igual a la intersección perpendicular de la fuerza de atracción activa con la fuerza de repulsión reactiva, de forma que el radio del cuanton de espacio es igual a la fuerza de atracción reactiva, en tanto que el centro del cuanton de espacio es igual a la fuerza de repulsión reactiva. La relación vectorial del diámetro del cuanton de espacio es:



El diámetro del cuanton de espacio en tanto que campo de fuerza negativo se define según esta relación vectorial. Recordemos que uno de los radios del cuanton de espacio se proyecta negativamente, el otro es una reacción simétrica opuesta de lo que resulta un vector de modulo positivo, en tanto que la proyección operativa al oponerse al primer vector es negativa, de ahí que el diámetro del cuanton de espacio sea negativo. En tanto que el cuanton de masa nos define un vector positivo, frente al que se desarrolla una reacción vectorial de modulo negativo, pero como la proyección operativa del segundo vector al oponerse al primero es negativa, tenemos que el diámetro del cuanton de masa es positivo.



Como podemos ver la relación vectorial entre cuantos de masa y espacio es equivalente, no sucede lo mismo con las dimensiones relativas de ambos, que son diferentes. Así tendríamos:



El volumen del cuanton de masa es igual al volumen de la esfera que constituye el cuanton de masa, a su vez el radio del cuanton de masa es igual a la mitad del lado del cubo cuántico de espacio, recordemos que:



En este momento tenemos definidos los dos cuantos fundamentales, que definen tanto la substancia espacial como la substancia masica. La forma espacial y la forma masica nos expresan la diferenciación existencial de la substancia cuántica como espacio o como masa. Esta diferenciación espacial y masica de la materia o substancia, a su vez se expresa como una conservación reactiva de la fuerza no diferenciada existencialmente como cuanton de espacio o masa, de forma que esa fuerza no diferenciada como substancia actúa sobre lo diferenciado como fuerza interactiva entre las masas, con respecto a los cuantos de masa, en tanto que actúa como fuerza interactiva entre los espacios, en lo que respecta a lo cuantos de espacio. La fuerza interactiva entre las masas, constituye la fuerza masica o de gravedad, estando constituida por la fuerza de atracción reactiva de los cuantos de masa. La fuerza interactiva entre los espacios, constituye la fuerza espacial y define tres cosas:


1. El limite intersectivo de los cuantos de espacio.

2. Las direcciones o dimensiones del espacio.

3. La rotación angular de los cuantos de espacio.


Estos tres elementos definen la existencia de los volúmenes universales, la existencia del movimiento y las leyes de la dinámica y las relaciones inercialmente infinitesimales del espacio cuántico.



como podemos ver, esta es la relación fisico-matematica entre las fuerzas diferenciadas y las fuerzas no diferenciadas, siendo la diferenciación de una de las fuerzas y la no diferenciación de la otra, lo que define la síntesis existencial del cuanton de espacio.



en el caso del cuanton de masa, la relación es también equivalente. Como podemos apreciar en los conjuntos existenciales representativos de ambos cuantos.


Tenemos que todo conjunto cuántico incluye una suma universal de funciones cuánticas tridimensionales, las cuales son igual al numero de cuantos de espacio que existen en el universo.



como podemos ver en el caso de los cuantos de masa, la relación es equivalente, por lo que función es igual a la diferencial de la suma de infinitos puntos que se proyectan como una sola y única función cuántica tridimensional en cada cuanton angular tridimensional dentro del conjunto de cuantos angulares tridimensionales que constituyen cada cuanton de espacio o de masa. El intervalo entre cada dimensión cuántica angular y la siguiente nos define los ángulos infinitesimales, pero toda traslación angular de los cuantos de espacio corresponde a un cuanton angular, no existiendo posiciones intermedias, de forma que todos los puntos infinitesimales de un cubo cuántico son equivalentes linealmente al centro de los cubos cuánticos y

ondulatoriamente a las rotaciones angulares de los mismos, de forma que una longitud de onda define sobre un solo plano una hipotenusa de alejamiento en la primera semilongitud de onda, en tanto que en la segunda define una hipotenusa de retorno, la perpendicular de la hipotenusa sobre el desplazamiento longitudinal es igual a la semilongitud de onda.



Como podemos ver la función cuántica tridimensional nos define la síntesis existencial de los cuantos de masa y espacio, en una relación secuencial, cuya expresión seria:



que se corresponde con un periodo cuántico angular, que de alguna forma esta definiendo el proceso de configuración cuántica del tiempo y del espacio en una relación secuencial, que a su vez nos plantea el problema de la relación de continuidad existencial, que se percibe y que define la inercia existencial como realidad física. En ello esta la función existencial de resonancia serie y paralelo, donde se define la continuidad espacial como una función existencial de resonancia paralelo, en tanto la continuidad temporal nos define una función existencial de resonancia serie.


Conviene no olvidar que la diferencial de la suma de infinitos puntos se proyecta como una sola y única función cuántica tridimensional de periodo cuántico angular, que constituye un cuanton de espacio o de masa. Durante este periodo cuántico angular de resonancia paralelo entre todos los infinitos puntos que componen el cuanton de espacio o masa. Aquí tenemos que abordar el problema de la geometría cuántica. Sin embargo el punto que estabamos estableciendo era la definición ontológica de la materia, por ello antes de abordar el problema de la geometría cuántica, es conveniente fijar los conceptos fundamentales de dicha definición. Estos conceptos podrían ser los siguientes principios de conservación:


1. Propiedad cuántica de extensión infinitesimal y densidad infinita en un periodo integrador infinito de duración infinitesimal, que define la función ontológica existencial de resonancia serie.


2. La propiedad cuántica de infinitas diferenciaciones integradas en un conjunto existencial de resonancia paralelo en un periodo de duración infinitesimal y con dos inercias existenciales de resonancia, una de ellas cuántico angular, que define la rotación angular de los cuantos de espacio y otra cuántico direccional que define los cambios posicionales de los cuantos de masa.


3. La propiedad cuántica de la transfinitud que define la existencia de extensiones cuánticas y periodos suprainfinitesimales, pues todo cuanton es una integración en resonancia paralelo de infinitos puntos, del mismo modo que todo periodo cuántico angular es una integración en resonancia paralelo de infinitos periodos infinitesimales.


4. Propiedad cuántica de resonancia serie y paralelo de los periodos cuánticos infinitesimales.


5. La propiedad cuántica de resonancia serie y paralelo de las extensiones cuánticas infinitesimales.


6. La propiedad cuántica de síntesis entre resonancias serie y paralelo.


7. La propiedad cuántica de extensión.


8. La propiedad cuántica de integración.


9. La propiedad cuántica de diferenciación.


10. La propiedad cuántica de densidad.


11. La propiedades cuánticas de infinitud e infinitesimitud.


12. La propiedad cuántica de temporalidad.


13. La propiedad cuántica de transinfinitud.


14. La propiedad cuántica de transinfinitesimitud.


15. La propiedad cuántica de reversibilidad entropica.


16. Propiedad cuántica de diferenciación del macrociclo cósmico de la existencia en la inmediatez existencial del cosmos.


17. Propiedad cuántica de diferenciación de cada secuencia existencial en un volumen universal.


18. Propiedad cuántica de resonancia serie de los periodos cuánticos angulares y de los periodos cuánticos dinámicos, nos define la función del devenir como una sucesión transfinita de periodos cuánticos de resonancia serie, cada uno de los cuales esta definido por la agrupación de los diferentes periodos cuánticos que lo integran. El periodo cuántico angular y el periodo cuántico dinámico, que expresan las rotaciones de los cuantos de espacio y los cambios de posición de los cuantos de masa, definen la resonancia en paralelo de infinitos periodos cuánticos infinitesimales. El concepto de resonancia en paralelo de infinitos periodos cuánticos infinitesimales implica que el cambio de orientación espacial como el cambio de posición sucede en un periodo de tiempo infinitesimal, pero la permanencia en la posición angular implica un periodo que esta constituido por infinitos periodos infinitesimales, que no se suceden uno al otro, sino que se integran en un periodo cuántico angular de resonancia en paralelo. En el caso del periodo cuántico cinético tenemos que este esta integrado por la integral en resonancia serie de todos los cuantos angulares de que consta un periodo cinético. Un tema a desarrollar posteriormente será posición lineal y ondulatoria de una partícula cuántica. El periodo cuántico angular define el intervalo de resonancia en paralelo de infinitos periodos cuánticos infinitesimales, el periodo cuántico cinético define la resonancia en serie de periodos cuántico angulares que incluyen el movimiento ondulatorio (un cambio de posición por periodo cuántico angular) y el movimiento lineal (un cambio de posición por periodo cuántico cinético).


Estos 18 puntos contienen de forma implícita todos los principios de conservación de la física clásica y de la física cuántico relativista desarrollada por la ciencia burguesa. Entendiendo esto en la medida en que dichos principios se corresponden con realidades físicas objetivas y no con construcciones metafísicas donde son encajadas dichas realidades físicas.


De esta forma hemos realizado la definición ontológica de la materia como substancia. Destaquemos que los puntos 1 al 6, contienen la potencialidad de todos los restantes, que solo son el desarrollo de los seis primeros.



Geometría cuántica del materialismo dialéctico.


1) La nada es la integración de la materia en un punto de extensión infinitesimal, de densidad infinita, y que contiene como cuantos angulares todas las dimensiones del espacio euclidio tridimensional, de forma que cada cuanton angular define una sola y única dimensión del espacio euclideo tridimensional.




la nada esta incluida en un solo y único punto, todo punto es igual a una extensión equivalente a una magnitud infinitesimal.



el volumen de la nada es igual a un espacio de dimensión infinitesimal, tal que la función existencial de la nada esta incluida en un periodo infinitesimal. La masa de la nada es igual a la integral de la suma de infinitos puntos, lo que implica que la densidad de la nada como relación entre una magnitud de masa infinita y una extensión de volumen infinitesimal es igual a infinita.


como podemos ver la materia constituida como nada es igual a la integral de la suma de infinitos puntos, lo que implica que la nada al incluir infinitos puntos nos define la ley de que todo punto incluye infinitas funciones cuánticas tridimensionales, al mismo tiempo que toda función cuántica tridimensional incluye tres funciones cuánticas unidimensionales, que están en una relación de perpendicularidad entre si.


2) La materia o substancia extensa, es la diferenciación como extensión cuántica o macroinfinitesimal de la nada o integración en una extensión infinitesimal de la materia.



como podemos ver


3) La materia o substancia extensa existe como fuerza de atracción activa o como fuerza de repulsión activa. Como fuerza de atracción activa constituye la substancia vacía o espacio, como fuerza de repulsión activa constituye la substancia llena o masa. Es un error identificar materia como masa y espacio con nada, sobre todo una vez definida con todo rigor la nada como substancia física de extensión infinitesimal.



como podemos ver la materia es igual al conjunto existencial, cuya ley interna esta definida por la suma cósmica de la integral de la suma de infinitos puntos, que se incluyen en un cuanton de masa o espacio, estando esos infinitos puntos incluidos en la suma de periodos cuánticos angulares que se incluyen en un periodo cuántico o periodo cuántico dinámico lineal.



4) Todo cuanton de espacio es una diferenciación en una extensión cuántica o cuanton de espacio de la fuerza de atracción activa. Todo cuanton incluido en la nada, existe como una relación vectorial de 180 grados entre las fuerzas de atracción y repulsión. Todo cuanton de espacio diferenciado respecto a la nada existe como una fuerza de atracción activa de extensión cuántica, la cual contiene en su centro la fuerza repulsión reactiva, en una relación vectorial de 90 grados respecto a la activa. La extensión de la fuerza de repulsión reactiva es infinitesimal, en tanto que la fuerza de atracción activa es cuántica.



el punto define una extensión infinitesimal, por lo que al indicar que la fuerza de repulsión reactiva esta incluida en el punto o centro del cuanto de espacio, ya queda expresada su extensión infinitesimal.


5) Todo cuanton de masa es una diferenciación cuántica o cuanton de masa de la fuerza de repulsión activa. Todo cuanton incluido en la nada, ya se diferencie como fuerza de atracción activa o como fuerza de repulsión activa, en tanto no se ha diferenciado de la nada existe como una relación vectorial de 180 grados entre las fuerzas de atracción y repulsión, lo que determina una extensión infinitesimal del mismo. Si se deferencia como cuanton de espacio crece hacia adentro, siendo su centro el punto de intersección con la nada, si se diferencia como cuanton de masa crece hacia afuera dentro de un cuanton de espacio. Lo que implica que las dimensiones esféricas del cuanton de masa están determinadas por los limites de los volúmenes cuánticos de espacio, los cuales constituyen cubos cuánticos, en los que se incluyen los cuantos de masa, siendo estos cubos cuánticos de lados iguales a los diámetros de los cuantos de masa, en tanto que sus diagonales son iguales que los diámetros de los cuantos de espacio. Así el cuanton de masa se proyecta dentro de las dimensiones del cubo cuántico inscrito en la esfera cuántica de espacio. Tanto los cuantos de masa como de espacio son extensiones esféricas, donde cada uno de los pares de puntos que definen el limite o superficie de la esfera cuántica no solo constituyen un diámetro cuántico, sino que expresan la proyección cuántica de un solo y único cuanton angular, definiendo esa proyección longitudinal de un cuanton angular como diámetro cuántico. Así tenemos que una yuxtaposición de cuantos angulares equivalentes al cuanton angular central, definirían una sucesión yuxtapuesta de entes geométricos equivalentes y constitutiva de una sola y única dimensión.






6) Si toda sucesión de cuantos angulares equivalentes yuxtapuestos integrados en un diámetro cuántico, nos definen una dimensión, al mismo tiempo cada uno de esos cuantos angulares es parte integrante de un punto de la extensión cuántica del espacio o de la masa. De forma que todo diámetro cuántico es una sucesión de puntos contenidos en una extensión cuántica esférica vacía o llena, sucesión cuántica de puntos que tienen la cualidad o propiedad geométrica de haberse diferenciado unidimensionalmente respecto a los otros puntos, en función de una sucesión cuantos angulares equivalentes yuxtapuestos.


todo cuanton angular es igual a una sola y única dimensión y toda dimensión es igual a una función cuántica angular unidimensional.


todo diámetro cuántico es igual a la integral de la suma de infinitos puntos yuxtapuestos unidimensionalmente


todo cuanton angular es igual a un diámetro de punto, pues todo punto constituye una esfera de extensión infinitesimal. En un punto los diámetros, el centro, las superficies ecuatoriales internas, los limites longitudinales y volumétricos, los ángulos entre sus diámetros, etc., están indiferenciados entre si por ser todos ellos magnitudes infinitesimales, pero a su vez poseen todas las propiedades de sus diferenciaciones existenciales. Por ello la nada es la potencia existencial infinita que contiene de forma indiferenciada la totalidad de las existencias universales que se diferencian de una forma inmediata como cosmos, en tanto que dentro de cada universo se diferencian secuencialmente como devenir.


todo cuanton es igual a la integración de la suma de infinitas funciones perpendicularmente tridimensionales de diámetros cuánticos intersectados en único punto que constituye el centro del cuanton


todo punto es igual a la integral de la suma de infinitas funciones de cuantos angulares unidimensionales tridimensionalmente configurados, lo que nos permite establecer los diámetros del punto. A su vez todo punto es igual a la integral de la suma de infinitas funciones de cuantos angulares bidimensionales tridimensionalmente configurados, lo que nos permite establecer las circunferencias ecuatoriales del punto o el plano ecuatorial del punto. Finalmente tenemos que un punto es igual a la integral de la suma de una sola función cuántica angular tridimensional, configurada tridimensionalmente como periodo cuántico angular, la cual es equivalente al volumen del punto. Señalemos que la configuración tridimensional en función del periodo cuántico angular, nos define el transito de la geometría formal a la geometría cuántica. Esta definición no es totalmente correcta, pero la incorrección se deriva de que el punto tiene un definición temporal, que aun no ha sido claramente expresada.


7) En toda extensión cuántica, una sucesión de cuanton angulares equivalentes yuxtapuestos o yuxtaponibles que pasen por el centro del cuanton, nos definen un segmento dimensional de longitud cuántica. Lo que implica que el diámetro de un cuanton define una longitud cuántica de espacio o masa (Le > Lm). Todos los cuantos angulares equivalentes yuxtapuestos o yuxtaponibles, ya pertenezcan a una misma extensión cuántica o a diferentes extensiones cuánticas, constituyen una sola y única dimensión o dirección espacial. De forma que todos los puntos de una recta formada por puntos pertenecientes a diferentes extensiones cuánticas, lo son: a) por una diferenciación unidimensional de los puntos que constituyen esa recta respecto al conjunto extensional supracuantico de puntos formado por las diversas extensiones cuánticas, conjunto al que dicha recta pertenece, y respecto al que se diferencia en función de la sucesión cuantos angulares equivalentes yuxtapuestos que integran los puntos de dicha recta; b) lo son por integración de todos los puntos de esa recta en una sucesión de cuantos angulares equivalentes yuxtapuestos, sucesión de cuantos angulares equivalentes yuxtapuestos que constituyen y definen una dimensión.


si el volumen cuántico es igual a integral de la suma de infinitas funciones de volúmenes de punto configuradas tridimensionalmente, ello implica que el plano cuántico es igual a la integral de la suma de infinitas funciones de punto configuradas bidimensionalmente, de idéntica forma el diámetro cuántico es igual a la integral de la suma de infinitas funciones de punto configuradas unidimensionalmente.



si toda dimensión angular es igual a la integral de la suma de infinitas funciones de yuxtaposición cuántico angulares unidimensionales configuradas unidimensionalmente, ello implica que en el conjunto formado por una dimensión angular un cuanton angular unidimensional cualquiera perteneciente a dicha dimensión angular, es equivalente a cualquier otro cuanton angular unidimensional perteneciente a dicha dimensión.


toda recta es la integración en una dimensión angular de una suma infinita de volúmenes puntuales. A su vez todo plano angular es igual a la integral de la suma de infinitas funciones de yuxtaposición de cuantos angulares bidimensionales configurados bidimensionalmente, lo que a su vez implica que todos los cuantos angulares bidimensionales del plano angular son equivalentes. El plano curvo regular o irregular es un ente geométricamente distinto del plano angular, de forma que las geometrias no euclidianas están equivocadas al

partir de esta confusión para negar la geometría euclidiana. A su vez el plano es igual a la integración en un plano angular de la suma de infinitos volúmenes puntuales. Como podemos apreciar es necesario introducir la dimensión temporal dentro de la definición geométrica.


8) El argumento anterior nos define las rectas por diferenciación unidimensional respecto a un conjunto supracuantico de puntos, o por integración en una sucesión de cuantos angulares equivalentes. De esta forma la recta es una integración unidimensional de puntos o una diferenciación unidimensional de puntos. En el primer caso nos encontramos con que la integración nos define una extensión unidimensional del espacio, en el segundo caso nos encontramos con que la diferencial nos definiría una diferenciación unidimensional del espacio bidimensional.



de hecho si nos fijamos en las ecuaciones, descubrimos que llamamos plano a la intersección de infinitos planos espacialmente equivalentes y angularmente diferentes. La equivalencia espacial y la diferenciación angular son elementos clave de la geometría cuántica del espacio. Definiéndonos la naturaleza temporal del espacio, la raiz física de espín como rotación cuántica del espacio y la integración inercial como la resonancia serie de la cuantificación espacio-temporal.


9) Todo punto sea la nada o una extensión cuántica o supracuantica, posee una extensión infinitesimal como tal punto. Ello implica que los puntos contenidos en una extensión cuántica o supracuantica son infinitos, las extensiones cuánticas o supracuanticas son finitas.


toda existencia es igual a la integral de la suma de infinitos volúmenes de punto elevada a la potencia cero, la cual define la unidad existencial, la cual se diferencia del infinito como potencia cero. Esta es la definición de la existencia cuántica.


la existencia cósmica es igual a la integral de la suma de infinitos volúmenes puntuales elevados a la potencia cero, a su vez esta potencia cero es igual a la configuración tridimensional en función de la suma cósmica periodos cuánticos angulares.


La existencia universal nos define la misma relación, pero solo en función de un periodo cuántico angular. El numero de universos debe ser igual al de periodos cuánticos angulares, esto aumenta el numero de estos en lo que respecta mi anterior definición, equiparándolos al de periodos cuánticos lineales, pero al mismo tiempo permite definir con mas rigor y precisión la relación existencial, pues no existe un periodo cuántico lineal preferido, todo depende de la resonancia del momento cinético de la masa respecto a una dimensión o dimensiones del espacio.



10) Los conceptos de paralelismo y perpendicularidad cuántica, se extraen a partir de lo expuesto en los nueve argumentos anteriores, pero solo son plenamente comprensibles desde una perspectiva rigurosamente conceptual a partir de los citados argumentos. Hemos establecido que todos los cuantos angulares que constituyen una dimensión o que definen un segmento dimensional son cuantos angulares equivalentes, lo que significa que son cuantos angulares equivalentes yuxtapuestos o yuxtaponibles, que como tales guardan una relación sucesoria de yuxtaposición espacial. Existen cuantos angulares equivalentes que definen una relación sucesoria de yuxtaposición espacial, pero que pertenecen a dimensiones diferentes, de forma que las líneas rectas o sucesiones de puntos integradas unidimensionalmente, son diferentes de otras sucesiones de puntos integradas unidimensionalmente en dimensiones constituidas por cuantos angulares equivalentes entre si a los considerados. De forma que tenemos una multitud de dimensiones formadas por cuantos angulares equivalentes, así como de rectas integradas en esas múltiples dimensiones de cuantos angulares equivalentes. Lo que implica que esas dimensiones diferenciadas entre si y constituidas todas ellas por cuantos angulares equivalentes, se diferencian entre si porque los cuantos angulares que integran cada una de las dimensiones equivalentes, no pueden establecer una relación sucesional de yuxtaposición unidimensional, aun cuando se trate de dimensiones contiguas o yuxtapuestas.



las rectas indicadas en la formula de arriba son paralelas entre si, lo que implica que todos los cuantos angulares unidimensionales pertenecientes a las dimensiones angulares que incluyen a dichas rectas, son equivalentes entre si, ya que se corresponden con el cuanton angular equivalente del volumen puntual, lo que significa que sus relaciones angulares mutuas son de cero grados, estando de una relación de yuxtaposición geométrica unidimensional entre si, en tanto que rectas.



11) El argumento diez, nos permite establecer que todos los cuantos angulares equivalentes solo establecen relación de sucesión yuxtaposicional con los cuantos angulares equivalentes que pertenecen a su dimensión. Lo que significa que todos los cuantos angulares equivalentes forman respecto a los cuantos angulares equivalentes no pertenecientes a su dimensión, dimensiones equivalentes, que jamas se intersectan o cruzan entre si. El paralelismo entre rectas es una consecuencia de las relaciones de no yuxtaposición sucesoria entre cuantos angulares equivalentes no pertenecientes a la misma dimensión.


como consecuencia toda recta es igual a la integración en una dimensión de infinitos puntos (todo punto como ya vimos antes es un cuanton angular tridimensional), lo que implica que toda dimensión es la integral de la suma de infinitas funciones de yuxtaposición de cuantos angulares equivalentes, lo que a su vez implica que una función de yuxtaposición de cuantos angulares equivalentes es igual a una sola y única dimensión angular.



12) La yuxtaposición sucesoria de dimensiones equivalentes, definen al integrar en las mismas sucesiones de puntos diferenciadas unidimensionalmente respecto a las mismas, espacios bidimensionales que cumplen algunas cualidades de las rectas equivalentes o paralelas, con respecto a los espacios bidimensionales equivalentes con los que jamas intersectan. Pero dentro de cada espacio bidimensional equivalente existen multitud de dimensiones, integradas en el mismo, pero no equivalentes entre si, que sin embargo guardan una relación de equivalencia respecto a las superficies bidimensionales espacialmente equivalentes.



Ambas rectas son paralelas entre si, lo que implica que una pertenece a la dimensión angular alfa y la otra a la dimensión angular beta, lo que significa que dichas dimensiones angulares son equivalentes entre si, pues toda dimensión es una yuxtaposición de cuantos angulares equivalentes, a su vez todas las dimensiones equivalentes están constituidas por cuantos angulares equivalentes. Una cuestión muy importante es definir con precisión las diferencias entre una recta y una dimensión.



la recta 1 y la recta 2 son equivalentes, lo que implica que los planos angulares x, y, z son iguales a la integral de la suma de infinitas funciones de yuxtaposición de rectas i equivalentes. El concepto de plano angular nos dice que todas las dimensiones angulares que integran el plano son equivalentes, lo que a su vez significa que todos los cuantos angulares que las constituyen son equivalentes. A su vez tenemos que ello significa que se configuran tres planos angulares perpendiculares constituidos cada uno de ellos por dimensiones y cuantos angulares equivalentes, que nos definen tres rectas perpendiculares para cada plano y que intersectan en un solo y único punto común a los tres planos.



lo que significa que solo las rectas constituidas por cuantos angulares equivalentes a los que constituyen recta que define el plano angular, son rectas constitutivas del plano angular. Lo que significa que cada plano angular esta constituido por un solo y único tipo de cuanton angular.


Muchas personas al leer esto habrán pensado que es absurdo, porque si tomamos un plano angular y nos situamos en el centro del mismo, podemos definir multitud de ternas angulares perpendiculares, pero fijémonos bien que aunque los limites de dicho plano sean circulares, al variar una de las dimensiones, los cuantos angulares que definirían dicho plano serian distintos. Sin embargo el espacio que ocupan es el mismo, solo que varían los parámetros cuánticos angulares que definen dicho plano. Ello nos lleva a enunciar unas importantes leyes de la geometría cuántica:



En este conjunto de relaciones hemos definido lo que constituye la configuración angular cuántica del espacio, o sea las direcciones que emanan del centro de los cubos cuánticos de espacio y son perpendiculares a las caras de los mismos. De modo que un cuanton tridimensional de espacio esta constituido por un cubo cuántico de espacio, que a su vez se corresponde con un periodo cuántico angular de tiempo. El punto por su parte define las rotaciones cuánticas de los cubos cuánticos, de forma un punto unidimensional define un cuanton angular unidimensional, el cual se corresponde con un cuanton angular de tiempo. Un cuanton bidimensional define la proyección bidimensional de dos dimensiones de un cubo cuántico, que se corresponden con un cuanton angular de tiempo, en tanto que un punto bidimensional nos define las rotaciones de esas dimensiones, que se completan al haber realizado un giro equivalente a 720º, pues disponemos de dos dimensiones sobre el plano. El cuanton tridimensional equivale a las tres dimensiones perpendiculares que surgen de un cubo cuántico de espacio, las cuales corresponden a un cuanton angular de tiempo, en tanto que el punto tridimensional se corresponde con todo el conjunto de rotaciones angulares cuánticas que realiza un cubo cuántico de espacio. Lo que se corresponde con lo que en principio habíamos definido como cuanton de tiempo, que en principio consideramos indescomponible, pero que se descompone en cuantos angulares de tiempo.



13) Entre todos los cuantos angulares yuxtapuestos, que definen una dimensión bidimensionalmente equivalente, existe una relación angular de equivalencia bidimensional. Ello implica que dentro del punto los cuantos angulares se integran en conjuntos bidimensionales angularmente equivalentes.



Todo cuanton angular bidimensional perteneciente a un periodo cuántico angular e incluidos en una dimensión bidimensional es igual a una relación de equivalencia. Esta relación de equivalencia entre ellos no es una relación externa sino que es interna definiendo la existencia de una dimensión bidimensional, la cual se diferencia del plano que define la rotación de todas las dimensiones bidimensionales que forman parte del mismo espacio bidimensional, pero pertenecen a distintos cuantos angulares de tiempo.


14) En toda extensión cuántica existen tantos entes bidimensionales equivalentes como conjuntos de cuantos angulares bidimensionalmente equivalentes hay en cada punto. Lo cual implica que dentro de un punto los cuantos angulares se dividen en clases de equivalencia bidimensional, de forma que el conjunto de cuantos angulares bidimensionalmente contenidos en el punto constituyen las clases de equivalencia bidimensional que integran el conjunto puntual, de forma que la yuxtaposición de clases de equivalencia cuántica angular bidimensional, definen los conjuntos bidimensionales equivalentes. Esta yuxtaposición a la que hace referencia este párrafo se corresponde a la diferenciación de los cuantos angulares equivalentes en periodos cuánticos angulares.





.


Tenemos pues definido el periodo cuántico lineal y sus subperiodos cuánticos angulares, lo que nos da un total de 12 rotaciones completas por cada periodo cuántico lineal.


Si consideramos el eje X, este nos define una rotación perpendicular a Y y otra rotación perpendicular a Z. La unidad de rotación es el cuanton angular.



la formula nos define que por cada cuanton angular de , se produce una rotación completa, de forma que el numero de periodos cuánticos angulares es:



la suma de periodos cuánticos angulares incluidos en la es igual al numero de cuantos angulares incluidos en el plano (x,z) perpendicular a y, teniendo en cuenta que en cada cuanton angular de x en su rotación alrededor de y, se produce primero una rotación completa de z sobre x, seguida de otra rotación completa de y sobre x. Lo que nos da un numero de periodos cuánticos angulares igual al cubo de los cuantos angulares contenidos en un plano.



en el caso de la función F(X), el resultado es igual al doble.



En la rotación completa, la cual se corresponde con un periodo cuántico tridimensional, el resultado es el indicado. Señalemos que x rota dos veces, en tanto que y rota una vez, en tanto que z rota otra vez, lo que hace un total de 4 rotaciones por eje, lo que nos da el total de 12 rotaciones que corresponden a los cuatro ejes.


se corresponde a dos rotaciones, una es la rotación de x sobre y, la otra es la rotación de y sobre x, seguida de la de z sobre x. Señalemos que aunque sean dos rotaciones sobre x, equivale a una sola rotación, con lo cual tenemos dos rotaciones.


, aquí el numero de rotaciones es de cuatro rotaciones. La equivalencia de dos rotaciones a una sola rotación, se debe a que geométricamente en este caso cada una de las rotaciones repite las de la otra, con la diferencia de que en un caso lo hace como variable independiente y en el otro como dependiente. Si bien podemos considerarlo también desde la otra perspectiva, en cuyo caso tendríamos que



lo que nos da un total de 18 periodos en lugar de 12. Es evidente que hay una discrepancia con el anterior razonamiento, pero debemos inclinarnos hacia los 18 periodos en lugar de hacia los doce, pues al hacer el calculo de los 12, aun no habíamos profundizado sobre el tema que nos ocupaba, de forma que veíamos un solo periodo en donde en realidad había dos periodos.


Ahora una vez que concuerdan el numero de periodos con las cifras de periodos cuánticos angulares, es evidente que debemos preguntarnos si hay que elevar o no al cuadrado al realizar el calculo.


, tenemos que por cada cuanton angular de x perpendicular a y, se ha de realizar una rotación completa de y sobre x , después de ello se ha de realizar una rotación completa de z sobre x, de forma que la expresión matemática seria:


.


en esta formula expresamos que la suma de periodos cuánticos incluidos en la función , es igual al producto de la suma de cuantos angulares incluidos en un plano por la suma de los cuantos angulares incluidos en dos planos relacionados con las funciones rotativas R(y) y R(z) sobre x respectivamente, lo que nos da , que es el resultado que hemos visto anteriormente.


Con lo que ha quedado demostrado el calculo que hicimos respecto al numero de periodos cuánticos angulares que integran un periodo cuántico tridimensional.




CONSECUENCIAS DE LO DESARROLLADO.


El paso siguiente es establecer una relación entre lo que hemos visto y las constantes físicas fundamentales.

Las constantes físicas fundamentales de las que disponemos, son aquellas a partir de las cuales podemos trabajar, de forma que vallamos definiendo la relación entre lo establecido y lo que se debe desarrollar, así como la forma en que el proceso deberá cobrar forma.


Así la primera cuestión a considerar es la definición de las cualidades fisico-matematicas de la magnitud.



como podemos ver la diferencial de nada es igual al cosmos, que es igual a la función existencial, que se nos define como la intersección del espacio y la magnitud por el tiempo, o sea el tiempo integra espacio y magnitud. La segunda diferencial de la nada nos da la función espacial intersectando a la magnitud, o sea que el espacio intersecta a la magnitud. En la tercera diferencial de nada la función nos da como variable independiente a la magnitud. Sobre esta base se expresa el fundamento fisico-matematico de la magnitud. La diferencial de magnitud cuando el valor de la variable independiente es cero nos da la unidad, que se desdobla en la antiunidad o magnitud negativa, la cual queda no se incluye en la magnitud negativa. La integración o suma de magnitudes opuestas nos da la integral de magnitud o sea el cero, por ello toda magnitud elevada a la potencia cero nos da la unidad o sea el fundamento ontológico de la magnitud es el cero, su fundamento fenomenologico es la unidad, por ello la base de toda magnitud elevada a la potencia ontológica de la misma nos da su fundamento fenomenologico o sea la unidad. Los números mayores que cero nos definen la adición o integración fenomenologica de unidades en una unidad cuántica de magnitud o en un nivel cuántico de magnitud compuesta. A su vez hemos expuesto el fundamento de los números racionales y de los números irracionales. En lo que respecta a los números complejos estos reflejan la naturaleza ontológica de la tridimensionalidad de la magnitud del espacio, así como el hecho de que el plano es un subconjunto existencial del conjunto existencial del espacio tridimensional, que es la única forma de existencia real del espacio, pues las múltiples dimensiones son una interpretación geométrica de la discontinuidad cuántica del tiempo. Sobre esta base es sobre la que se pueden construir los siguientes elementos a desarrollar.




en esta formula vemos la ley fundamental de toda magnitud mayor que uno, en donde se han integrado en la unidad cuántica de magnitud la suma de n diferenciales de cero, que no incluyen la suma de n unidades negativas.


El cero es el equivalente físico de la nada, o sea de la magnitud indiferenciada, también es el equivalente de la integración de las magnitudes diferenciadas en el fundamento ontológico de las mismas. La integración tiene dos definiciones interrelacionadas la ontológica del cero y la fenomenologica del uno.


La suma, la resta, la multiplicación, la división, la potenciación y la radicación nos generan los diferentes tipos de números, al tiempo que nos definen las leyes fundamentales de la magnitud. Como hemos podido ver a través de nuestras investigaciones la magnitud es una variable que deviene o se diferencia respecto a la integral de todas la magnitudes, siendo la diferenciación de una magnitud la exclusión de todas las otras magnitudes que variarían la forma de dicha magnitud. La forma de la magnitud es la cantidad o sea la cualidad existencial cuantitativa, cualidad existencial cuantitativa que descansa fenomenologicamente sobre la unidad como diferencial de cero, a su vez esa diferenciación se expresa como el desdoblamiento de la magnitud en diferenciación positiva y diferenciación negativa, las cuales constituyen la magnitud diferenciada o fenomenologica que se integran en la magnitud indiferenciada u ontológica del cero por medio de la suma de las magnitudes fenomenologicas opuestas. La suma ontológica es la integración de magnitudes opuestas, la suma fenomenologica es la integración de magnitudes fenomenologicamente homogéneas en magnitudes supraunitarias múltiplos de magnitud unitaria, que a su vez definen múltiplos de si mismas, los números que carecen de múltiplos unitarios de si mismos son números primos, que a su vez a medida que crece el incremento unitario de los múltiplos supraunitarios van dando lugar a nuevos números compuestos, pues todo numero primo por elevado que sea es raiz de una nueva sucesión de números compuestos, sucesión cuya frecuencia unitaria decrece proporcionalmente a la magnitud unitaria de la raiz prima que compone la sucesión de los números compuestos de dicha raiz prima.

Toda reducción de una magnitud fenomenologica por integración ontológica de magnitudes opuestas cuantitativamente menores que la magnitud fenomenologica cuyo valor absoluto o cuantitativo es mayor, nos define una integración en la magnitud ontológica de las magnitudes fenomenologicas, que nos permite decir que el fenómeno cuantitativo de la suma o de la resta, nos define dos tipos de integración que son la integración fenomenologica en la unidad si los valores son homogéneos, o la integración ontológica en el cero si los valores son opuestos. La integración ontológica puede ser parcial o total, si es total la resultante es cero, si es parcial la resultante es una magnitud positiva o negativa.


La división y la multiplicación nos definen las relaciones entre las magnitudes supraunitarias y, los números racionales que de ellas se derivan constituyen junto con los irracionales la integración fenomenologica de unidades compuestas, de forma que en lugar de integrarse fenomenologica y ontológicamente magnitudes unitarias simples se integran fenomenologica y ontológicamente magnitudes unitarias compuestas. Así pues la integración de magnitudes unitarias compuestas definiendo a su vez simultáneamente integraciones ontológicas y fenomenologicas, nos da los números racionales e irracionales.


Antes de terminar me parece importante no pasar por alto lo siguiente:



tenemos la definición de un numero racional, de una unidad compuesta de fracciones que nos define la relación que existe entre la magnitud unitaria del universo y los cuantos que lo componen.


Si expresáramos la integración respecto a cero de una forma rigurosa, tendríamos el proceso de la división entre una unidad compuesta de 45 unidades, en el caso de división entera, o bien entre 45 subunidades en el caso de división fraccionaria.

, tendríamos que al relacionar la unidad compuesta de magnitud cinco, definiéndola en magnitudes enteras de subunidades tendríamos 9 magnitudes, a su vez anteriormente vimos el producto como integral sobre uno de magnitudes compuestas.


Es evidente que están dados los fundamentos para una interpretación fundamentada sobre el materialismo dialéctico de la magnitud, de forma que el desarrollo de esta matemática del materialismo dialéctico ya solo seria cuestión de desarrollo, quedando definidas las operaciones y los diferentes tipos de números como el resultado de las integraciones sobre cero o sobre la unidad de las magnitudes simples y compuestas, la génesis de las magnitudes simples se ha definido, así como la de las compuestas, nos queda tan solo la relación entre la magnitud y el espacio.


En el espacio tenemos la magnitud geométrica tridimensional, la cual nos define siempre números reales, ya se trate de la adición sobre la unidad (potenciación), o sobre cero (radicación). Sin embargo en la magnitud geométrica bidimensional la potenciación nos define números reales, en tanto que la radicación nos define números imaginarios. La raiz par de una potencia negativa no existe como tal potencia en el plano, sino que como potencia negativa corresponde al volumen o sea es una magnitud tridimensional, definiendo por tanto la magnitud imaginaria la dependencia existencial de la misma hacia la tercera dimensión, o sea que los números imaginarios nos indican el carácter de realidad dependiente de la segunda dimensión y matemáticamente su naturaleza imaginaria nos expresa que solo son reales en función de su dependencia con la dimensión negada.


De hecho el teorema de Fermat expresa en términos matemáticos lo que ocurre en términos geométricos, toda potencia par mayor de dos es inexistente como base de enteros no nulos que cumplan la relación:



sin embargo la matemática burguesa ha tratado de demostrar un teorema que se demuestra sobre la base de un razonamiento matemático simple, basado en el hecho de que esta relación se fundamenta sobre la extensión bidimensional de un plano, en tanto que al margen de esta relación bidimensional de un plano dicha relación no se cumple. La interpretación metafísica de las magnitudes es la que ha llevado a estas consideraciones que arrancan del neopositivismo, neopositivismo que la ciencia soviética no pudo superar por ello al no desarrollar una concepción cuántica del tiempo y del espacio, así como realizar una definición de la nada como magnitud física indiferenciada de densidad infinita y extensión infinitesimal que se diferencia indefinidamente en un cosmos finito de forma inmediata y se diferencia secuencialmente de una forma indefinida en todos y cada uno de los universos que constituyen el cosmos, siendo este proceso de diferenciaciones cósmicamente inmediatas y universalmente mediatas en una secuencia existencial de ciclos universales diferenciados, los cuales se integran en un macrociclo universal, el cual se realiza indefinidamente; nos definen en su conjunto las leyes dialécticas de conservación de la entelequia física existencial en transición continua desde la potencialidad existencial de la nada a la cinética existencial del cosmos.


Una cuestión importante es el proceso en función del cual estas magnitudes simples se expresan en otras magnitudes, como seria la distribución de las masas electrónicas en los átomos, así como el numero de elementos de la tabla periódica. Si hacemos un estudio en profundidad de la estructura atómica de la tabla periódica podemos llegar a la conclusión de que los niveles electrónicos expresan y definen una estructura cuántica, que debe ser la base de la materia atómica, la cual estaría definida por los números: 2, 8, 18, 32, 32, 18 y 8. Si nos fijamos bien tenemos un doble centro de 32 y 32 , seguido de un despliegue simétrico de 18 y 8. Siendo 2 el cimiento sobre el que se asiente la simetría de esta estructura periódica. El dos corresponde a las fuerzas de atracción y repulsión integradas de forma indiferenciada en la nada, las cuales se diferencian como substancia espacial y substancia masica en todos y cada uno de los universos que constituyen el cosmos.


Así pues podemos establecer a partir de aquí la relación entre todos y cada uno de los números notables que existen, así como la relación entre los mismos.



Magnitud Física Integral.


Corresponde físicamente a la nada, siendo su equivalente o representación numérica el cero.



Magnitud Física Diferencial.


Corresponde físicamente al cosmos, estando representada la unidad.



Magnitud Física de Fuerza.


Corresponde a las fuerzas de atracción y repulsión, estando vectorialmente definida en dos estados o relaciones vectoriales, que son 180º y 90º, en el primer caso se relaciona con el momento existencial potencial de la nada, en tanto que el segundo caso se relaciona con el momento existencial del cosmos. Esta representada por el 2.



Magnitud Física de Extensión.


Se corresponde con las dimensiones de la materia espacial o masica, estando representada por el 3.



Magnitud Física de Cualidad.


Se corresponde con la cualidad existencial de las fuerzas diferenciadas en tanto que definidos de las diferentes cualidades de la materia en tanto que substancias diferenciadas. Las cuales son como fuerzas activas espacio y masa, en tanto que como fuerzas reactivas son fuerza de gravedad y fuerza espacial. Están representadas por el numero 4.



Magnitud Física Existencial.


Es una magnitud que se corresponde con la integración respecto a la unidad de las magnitudes extensiva y cualitativa, estando representada la misma por el numero 7.


A partir de estas 7 magnitudes se define el conjunto universal. En el universo en el que habitamos nosotros se produce el desarrollo de la potencialidad entropica, de forma que de acuerdo con las leyes de conservación ontológicas se produce el desarrollo de dicha potencialidad entropica. Cuya unidad periódica es el macrociclo universal, el cual esta compuesto por un conjunto de ciclos cósmicos, todos los cuales parten de un mismo universo original, que se desarrolla de forma diferente en cada ciclo universal. Una vez finalizado el ultimo ciclo universal de los que componen el macrociclo universal comienza otro macrociclo universal, el cual repite la totalidad de los ciclos universales anteriores, definiéndose así la repetición incesante e indefinida del macrociclo universal que expresa las leyes físicas de conservación de la entelequia física de la Tesis Cosmos, de la Antítesis Nada y de la Síntesis Devenir.



El Universo Original.


El universo original que contiene la potencialidad entropica del macrociclo universal, ha de partir de una estructuración cuántica de la materia, tanto por parte de la substancia espacial como de la masica.


En esta estructuración cuántica la masa actúa como variable independiente, en tanto el espacio lo hace como variable dependiente. Aquí hay que definir tres parámetros de estructuración cuántica de la masa, que son los subniveles cuánticos, el nivel cuántico y el numero de niveles cuánticos anidados que configuran el volumen universal o nivel cuántico universal.


En este proceso forzosamente debe haber una relación entre las magnitudes físicas numéricas enteras y las magnitudes cuánticas enteras de universo, tanto a nivel cósmico como macrocosmico. Los subniveles de un nivel cuántico deben coincidir con la magnitud existencial o sea deben ser siete, lo que nos define los siete niveles electrónicos de la Tabla Periódica.


La distancia entre los subniveles entre los subniveles debe expresar la relación entre las diferenciaciones equivalentes de la cualidad, ya sea a nivel activo o reactivo y la magnitud extensiva, de modo que tendríamos una relación de potencia en donde la base cualitativa de las substancias materiales activas o reactivas seria elevada al exponente de magnitud física extensiva de su expansión activa como masa o espacio, o bien su proyección interactiva sobre sus expansiones activas como fuerza de atracción gravitatoria sobre los cuantos de masa o como fuerza espacial sobre los cuantos de espacio, intersectandolos para dar lugar a la formación de los cubos cuánticos de espacio. De este modo tendríamos 2^3 = 8.


El numero de niveles cuánticos del universo nos define las la potencia de la base de la magnitud existencial elevada al exponente cualitativo de las substancias activas de masa y espacio, lo que nos da 7^2 = 49.


A partir de aquí tenemos que la distancia entre la superficie esférica de cada uno de los subniveles cuánticos, es igual a 8 veces el diámetro de los niveles cuánticos anteriores. Esta distancia corresponde al radio del subnivel definido, siendo su diámetro 16 veces. A su vez los niveles cuánticos anteriores constituyen los puntos cuánticos del nivel superior. Esta estructura se repite a lo largo de los 49 niveles cuánticos que constituyen el Volumen Cuántico universal, siendo el nivel cuántico 49, el Volumen Cuántico Universal.


Cada nivel cuántico nos define una terna tridimensional X, Y, Z, por lo cual en cada subnivel han de existir 6 puntos cuánticos correspondientes a +x, -x, +y, -y, +z, -z.



lo que nos da el numero de niveles cuánticos que haciendo de puntos cuánticos parametricos, nos definen las dimensiones cuánticas del espacio euclideo, de las cuales dependerán las interacciones del espín, así como la conservación del momento a nivel tanto microscópico como macroscopico. Lo cual nos define la resonancia direccional del movimiento tanto lineal como ondulatorio.


Esta terna tridimensional define los ejes polares de los subniveles cuánticos y del nivel cuántico, estando vacío el centro del nivel cuántico. A su vez cada subnivel cuántico tiene una distribución de los niveles cuánticos en puntos cuánticos de masa que se diferencia de los puntos cuánticos polares, en que en este caso siguen la configuración de la estructura electrónica.



En el primer subnivel la magnitud fuerza esta elevada e la magnitud diferencial, en el segundo subnivel la magnitud fuerza esta elevada a la magnitud extensión. En el tercer subnivel la magnitud fuerza esta elevada a ella misma y es multiplicada por la magnitud fuerza elevada a la magnitud extensión. Los restantes subniveles son una repetición inversa de los subniveles 2, 3 y 4. El subnivel uno define el cimiento de la masa o sea la base fuerza elevada al exponente de la magnitud diferencial.


Así tenemos dos tipos de puntos cuánticos, los puntos cuánticos polares, cuyas funciones a nivel de masas neutronicas y atómicas son realizadas por los neutrinos y los puntos cuánticos inerciales cuya equivalencia cuántica es realizada por la distribución de los electrones en el volumen atómico. Los nucleones del átomo definen la deformación entropica de las masas nucleonicas que forman los centros atómicos, en tanto que los electrones configuran la conservación entropica de la estructura cuántica, en tanto que los neutrinos internos del átomo definen la conservación de los puntos cuánticos polares, que determinan el espín atómico.





Esta es la estructura que se define para los niveles cuánticos de masa de forma que sobre esta base es sobre la cual se asienta la configuración de los mismos.


Con esto queda definida la estructura de base, que se corresponde con la Metodología Científica del Materialismo Dialéctico, la cual a su vez se engarza con las tesis y planteamientos desarrollados, los cuales se integran

en el conjunto de textos anteriores y redefinen a estos.

Este breve ensayo redefine y sintetiza el resultado en el terreno de la física teórica del materialismo dialéctico, alcanzado en los ultimas trabajos que contienen los resúmenes que he ido registrando bajo el titulo Ciencias del Materialismo Dialéctico. Sin embargo este texto tiene la ventaja de que no se trata de borradores o de conclusiones que no han sufrido un exhaustivo análisis.


Es por tanto un texto donde no se recoge todo el conjunto de investigaciones que he llevado a cabo en el ultimo año, sino tan solo el establecimiento de los fundamentos teóricos de una física fundamentada sobre el materialismo dialéctico. Cosa que hasta ahora había desarrollado y realizado de una forma dispersa.


Lo mas importante de este breve texto es que todas las investigaciones elaboradas y desarrolladas por mi en el pasado tienen su fundamento en el mismo. De idéntica forma este texto permite establecer los fundamentos ontológicos y metodológicos de una ciencia cimentada sobre el materialismo dialéctico.


Desde ahora mis investigaciones y la de todos aquellos que consideren que la Ciencia del Materialismo Dialéctico, ha de resolver todo lo que la Ciencia del Materialismo Mecanicista y sus adiciones metafísicas neopositivistas no pueden resolver, tienen el instrumento para poder avanzar mas allá de los limites socioculturales del particularismo social de la propiedad privada, a los que la ciencia burguesa esta esclavizada y alienada ontológica y metodologicamente. Por todo ello y consciente de la importancia de este trabajo tras terminarlo he decidido registrarlo y promocionarlo.



En Barcelona a 15 de noviembre de 2000


El autor :




Joaquín Félix Rodríguez Bassecourt